sábado, 13 de octubre de 2012

El Líder de Los Pecadores Capítulo 16


El culpable es tu hermano

Cuando Max me confesó entre gemidos de desesperación quién era el culpable, no supe cómo sentirme. Verdadera impotencia sería lo normal, y es lo que sentía, pero… Un carnaval de emociones se amontonaron en mi pecho. Estuve a punto de sufrir un ataque de ansiedad severo, pero no hizo falta la atención médica. Enterarse de qué demente de tus amigos mató a tu hermana no era plato de buen gusto pues, ¿qué hacer?
 Las siguientes semanas pasaron bastantes tranquilas, sin asesinatos, vamos. Todos parecían más serenos y tranquilos, pero nunca faltaban las típicas conversaciones satánicas que alguno de ellos sacaba y siempre tenían que seguir todos los demás. Mi familia seguía igual de destrozada y rota como de costumbre, y yo seguía llorando por las esquinas. A madre le pareció normal que llorara después de sufrir la muerte de mi hermana, pero no lloraba exactamente por eso, si no por el maldito asesino que la violó y después la mató. ¿Cuánta sangre fría se necesitaba para hacer eso?
¿Utilizar la venganza? Puede que lo hiciera, pero tenía miedo, ya que no quería ser una víctima más de ese espantoso juego. Además, ¿qué venganza realizar? No quería pagarle con la misma moneda, porque no quería rebajarme a su nivel, pero…Era difícil contenerse cuando le veías todos los días sonreír como un bellaco sin ningún peso de conciencia recayendo sobre su mente. 

-¡Cállate Lauren! – gritaba Natalie como de costumbre cuando Lauren decía algo impropio o  sin sentido en ese momento.
Y como de costumbre, o Lauren la sacaba la lengua de modo de burla o la fulminaba con la mirada. Esas tardes ya se estaban convirtiendo en costumbres y en una rutina cansina: todos reían como completos dementes mientras yo ponía caras agrias.
-Oye, Iris. ¿Qué tal está tu her…? – Iba a preguntar Nathan, pero se cortó así mismo en medio de un ataque de risa – Esa ha sido buena… - Rompió a reír a carcajadas mientras mi corazón llevaba una cuchara en la mano para sacarle los ojos a ese desgraciado y mi cerebro pedía paciencia.
¿Os acordáis cuando le di un puñetazo? Pues en esos momentos no tenía ganas de hacerlo, solo tenía ganas de abrirle la cabeza al muy canalla.
-Nathan… Te estás pasando… - Le espetó Alma en un ataque de cordura.
Y tanto que se estaba pasando de la raya. No paraba de reírse como un auténtico demente mientras algunos se escondían la sonrisa, pues a pesar de ser estúpido, su risa era contagiosa. 
Y este, era el hombre con el que iba a mantener matrimonio próximamente, pues desde la muerte de mi hermana no quisimos hablar más del tema de los matrimonios, así que supuse que el mío aún estaba en pie. Pasaba noches en vela pensando en el porqué de que hiciera algo tan cruel, y cómo podía dormir cada noche sin una tormenta de culpabilidad en su mente. ¿Cómo? ¿Cómo Nathaniel pudo matar a mi hermana? ¿De dónde había sacado esa frivolidad para hacerlo y restregármelo por la cara? ¿Qué buscaba con todo esto?
Había ocasiones, como esta, en la que de verdad creía que le había poseído el diablo como castigo por jugar al juego. Esos ojos desorbitados, esa risa siniestra…Me daban auténtico terror. Y más el pesar que iba a estar unida a esa persona para siempre, a la persona que asesinó a mi querida hermana.
Sentí las manos congeladas e inmovilizadas, sentí las lágrimas descender por mis mejillas; sentí terror al pensar en una posible venganza. La mejor de todas, y la más merecida. Pero… ¿estaría bien hacerlo?

Ya por la noche, cuando mis padres conciliaron el sueño, antes de realizar mi típica escapada de todas las noches, me acerqué a la cocina y del cajón superior donde madre guardaba todos los utensilios, cogí el cuchillo más grande y cortante de todos. Lo miré durante unos segundos pensado en lo que iba a hacer y me lo escondí en el escote del vestido sin importarme que se me clavara en el pecho.
Anduve por las calles lentamente pensando en si ya me estaría siguiendo Nathan, como cada noche que me encontraba con su hermano en el lago. Pero esta vez no me fui directa a encontrarme con Joe, sino que hice una parada en el pozo inactivo. Me senté sobre las tablas que lo tapiaban y empecé a quitar los clavos de estos con suma tranquilidad mientras decía:
-Puedes dar la cara, sé que estás ahí y quiero hablar contigo – Mi voz sonó tranquila y serena, lo que al contrario, estaba mi cuerpo.
Escuché como su respiración se cortó y dudó por un momento, pero al final se dejó ver de detrás de aquel muro que le tapaba. Se acercó a mí a paso lento y quedó en frente mía, con los brazos cruzados y mirada amenazadora esperando mis palabras.
-¿Por qué mataste a mi hermana? – Saqué el primer clavo, lo tiré al suelo e intenté hacer lo mismo con otro.
Cogió aire muy nervioso y sus piernas comenzaron a temblar, pero intentó contenerse y aparentar normalidad y sorpresa ante mi acusación. Fingió una risa de asombro.
-¿Cómo que por qué maté a tu hermana? Yo no maté a Nadia, Iris… ¿Acaso me ves capaz de ello? – Me hice polvo en una de las uñas al intentar sacar aquel segundo clavo.
No le contesté con palabras únicamente, absorta en el clavo, asentí. Él comenzó a reír sonoramente más nervioso, y creí que maldiciendo a Max para sus adentros, en cambio, yo no me preocupé por Max, pues sabía que no le iba a hacer daño…
-Está bien… - Resopló como un niño pequeño al que no le compran lo que él quiere- ¿Y qué me vas a hacer? La maté y la violé, he pecado y ganaré el juego. – Saqué enfurecida el clavo haciéndome sangre en las uñas de los dedos pulgar e índice. Fui a por otro.
No sé por qué, pero al escuchar de sus propios labios la verdad, me enfurecí más que escucharlo de los de Max. Supongo, que en el fondo no me creía que él pudiera hacer una cosa así, pero cuando lo admitió ya no cabía duda alguna.
¿Que qué le iba a hacer? ¿Que qué le iba a hacer? Pronto lo sabrá, muy pronto.
-Dime por qué la hiciste eso, nada más – Saqué otro clavo, ese estaba muy flojo. Me di la vuelta y fui a por el último, esta vez sentándome en el borde del pozo.
No quería escuchar cómo lo hizo, no quería escuchar otras palabras que no fueran una justificación que no fueran por el maldito juego. Rió una vez más, esta vez una risa más seca y apartando la mirada. Se acercó a mí, se colocó de cuclillas y puso sus manos sobre mis dos rodillas.
-Por ti, Iris…Por ti – Esta vez, le miré muy sorprendida. No parecía estar mintiendo, ¿pero quién sabía? Me estaba acariciando la mejilla con sus dedos fríos por la intranquilidad mientras por sus ojos se asomaban lágrimas – Sabía que mi hermano y tú estabais muy enamorados… –Espera, ¿qué? – Cuando me enteré de que yo me iba a casar contigo y Nadia con Joe pensé en ciegamente en ti. Yo… Por supuesto que estoy enamorado de ti, pero… Tú eras feliz con mi hermano y yo no quería estar en medio.
“Me pregunté qué hacer, y así salió el nuevo juego. El Líder de Los Pecadores, donde podías pecar y ganar un juego. Todo era perfecto. Yo mataría a tu hermana, y así la mayor de la familia Jones a falta de tu hermana, serías tú, y te podrías casar con mi hermano. Estés enamorada de mí o no, yo solo quería que fueras feliz…”
Esta vez no conseguí contener las lágrimas. ¿Qué pretendía? Me daba igual si esa historia fuera real o inventada en una noche en vela. ¡Me daba igual, demonios! Nadie podía utilizar una excusa para matar. ¡Y menos esa excusa!
Al ver mi rostro pálido como la nieve y mis ojos rojos de las lágrimas, creyó que esa historia me había conmocionada e iba a ir directa a darle un abrazo. Pero estaba muy equivocado. Pues puse los ojos como platos, me levanté del borde del pozo sin importarme él y le miraba con los ojos de una desequilibrada mientras sacaba de mi escote el cuchillo lentamente y lo mantenía a la altura de mis ojos. Cayó al suelo aterrorizado, se levantó corriendo y echó a correr, yo le seguí bordeando la laguna para que Joe no nos viera.
Mi corazón se me iba a salir del pecho por la acción y la adrenalina. Su corazón también se le iba a salir del pecho muy pronto, pero esta vez, literalmente.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Y ahora viene el prologo de la historia. Verdad?? verdad?? verdad??!!
Emmm... Nada, que Nathan es un hijo de puta y eso, pero neh...
Yo me he compadecido con el un poquito porque esta loco perdido haciendo eso solo para que Iris sea feliz, pero cuando he leido que ya se estaba sacando el cuchillo del escote he empezado a decir con voz porno: Oh si, pequeña, sigue. Yo se que lo sabes hacer!!! Carlos Skate me ha mirado muy mal jajajajajajjajaja
Joder, como lo has dejado ... Estas para matarte un dia ;)

Oye, que me he puesto a leer el capitulo ayer por la noche y me han dicho todos que mola mucho la historia, que se la leen pero les da pereza comentar (vagos de mierda) Al que mas le gusta es a Lobo (IYKWIM)jajaaj

Un beso, enana.

Gaúl.

Rose B. dijo...

Infarto.

Por el amor a todas las cosas que quieras!! Que capitulo!! te has botado, pense lo mismo del corazon, wow wow wow enserio? ese Nathan me da mucho miedo u.u Pinche loco depravado, enserio, pinche loco!! pero dios no puedo esperar al siguiente me has sorprendido! Pense que el asesino se sabria al final pero le das un giro a las cosas.. como me djistes una vez.. Escribes mis capitulos? xD jaajajajaj monumental Aria.

Besos muchos besos guapa

Gaia dijo...

Madre mía... lo creas o no que Nathan fuese el asesino y que lo hiciese para que Iris se casase con Joe fue una de las opciones que se me pasaron por la mente cuando pensaba quién podía ser el asesino... pero, por Dios, en cuanto lo pensé me dije "bah, nadie puede estar tan loco..." oye, pues se ve que sí O.O Vaya favor para la pobre Iris eh, matar a su hermana... valiente hijo de puta! Y allá va ella con el cuchillo... lol! espero que no salga mal (que ella no salga herida, claro, él ya me da igual ¬¬ jajaja xD)
Ya sabes que espero el siguiente con ganas :)!!!!
Y siento que al final tardase en actualizar y en comentarte, soy un desastre, ya lo tengo asumido TT__TT
Un besote pequeña!!!

Nana dijo...

Esto... LOL!
Como ya sabes, yo me esperaba que cualquiera podría haber sido el asesino o la asesina de Nadie, pero la historia que ha contado Nathan... su supuesta excusa para matarla si que no ha tenido precio! Este chico está demente total. Tiene un grave problema en la cabeza y va a conseguir que Iris se vuelva medio loca también. Aunque la verdad es que yo también lo perseguiría con un cuchillo y le haría cosas mucho peores.

Bueno chiqui, ya sabes, sin piedad ni miramiento xD Quiero sangre y vísceras y cosas! xD

Un beso Tocaya ;)

FunnyFantasy dijo...

Holaa, de nuevo por aqui, me he tenido que leeer los capitulos anteriores para enterarme de que va este jajajajaj pero n ha sido para nada un rollo, me encanta tu estilo!!!
sigo leyendote ^^
un beso F.F.

A voice in the mist dijo...

Me imaginaba que sería él, pero el motivo por el que lo hizo...me ha dejado descolocadísima. Menuda forma de querer, quiero que seas feliz, pues mato a tu hermana y todos contentos. Menudo desequilibrado. Espero que lo mate. Por que como siga vivo y de veras se tenga que casar con él....
El final ha sido genial. Lo de sacarle el corazón literalmente. Me ha molado xD
Un beso!!!

Lady Black dijo...

Otra con los finales apoteósicos, eh?

La verdad es que hasta que no ha soltado el comentario "gracioso" no sabía por dónde iban los tiros.

Lo siento, pero es un hijo de la gran puta. Y sí, me he quedado a gusto.

Menudo psicópata. En serio, hay que estar loco para creer que uno puede querer cambiar un amor de hermana para tener un amor más físico en su vida. Loco de remate.

En esa época no los ingresaban en el psiquiátrico?

Sólo quiero que se lo cargue. Lentamente, disfrutando de cada milésima de segundo, como si fuera la última en su vida.

Arggggg qué mala ostia, dios!!!

(pero me ha encantado... De verdad! Eres una artista!!!)

Muchas gracias por todo, guapetona! 1 besazo gigante!!!

αℓεxαη∂яα dijo...

Nathan es un cabrón, que asco que le he cogido...Y encima se anda con bromitas, será cabrón...
Vale, sí, es "bonito" que haya echo eso por Iris, bueno, no es bonito, es horrible pero como que de la forma que lo ha pensado es bonita, porque quería hacer algo bueno por Iris, quería ayudarla a estar con su hermano y eso al fin y al cabo es bonito, pero sin serlo...no se si me entiendes... xD
¡¡¡MUERRRRTEEEE Y DESSSSTRUUUCCIÓOON!!! Alguien va a moriirrr, alguien va a moriiiir (8) o no, a lo mejor escapa el capullo, pero si no....ALGUIEN VA A MORIIIIIIIRRRR (8)
Entiendo a Iris, la sed de venganza que le corroe la sangre, cuando tienes cariño o quieres a alguien no puedes matar a alguien a la que esa persona quiere, aunque esa persona sea una carga para la persona a la que tienes cariño porque al fin y al cabo esa persona va a sufrir psicológicamente y sentimentalmente... Nathan no quería hacer daño a Iris y ahora va a acabar por pagarlo por lo que parece hasta que ella siga con vida.
Me parece sorprenderte que Nathan sea capaz de reírse de ese tema siendo el asesino de la hermana de Iris, ese chico es un insensible...¿Quién es capaz de reírse con algo así? Yo no podría, se me hace un nudo en la garganta solo de ponerme en la carne de él.

Muy buen capítulo como siempre y esperando el siguiente con ansias :3
Un abrazo sister :)

Jose dijo...

No se que decir... O_O aah si que Iris logre su cometido! ¬¬ Ese Nathan como pudo? que excusa tan barata? Lo siento, pero no le encuentro justificación, este capi me dejo helada~

Ivel dijo...

:)