sábado, 6 de octubre de 2012

El Líder de Los Pecadores Capítulo 15


                                             Amaneciendo sin ella


Hoy el cielo del amanecer no se ha teñido de un bonito color anaranjado. Hoy el cielo está nublado, y el sol no ha aparecido todavía, ni creo que vaya a aparecer en todo el día. Comienzan a caer cristales de nieve desde el cielo, pues el invierno ya ha llegado. Miro al cielo, y está coloreado de un gris oscuro, en cambio, si esa noche no hubiera encontrado a mi hermana muerta, el cielo estaría gris claro. Si mi hermana no hubiera muerto esa noche, la nieve no me parecería algo tan triste como en ese momento. Si mi hermana no hubiera muerto, la habría tirado una bola hecha de nieve a la cara. Pero mi hermana había muerto. Y yo seguía observándola mientras el frío se apoderaba de mi cuerpo, pero no me preocupaba mucho. Joe volvería en seguida de pedir ayuda y volvería a estar calentita y cálida junto a mis seres queridos. Ella no podría. Aunque, yo tendría que volver a elegir a mis seres queridos. Alguno de los Pecadores no merecía estar en esa lista.


Ahora, me encontraba recitando el Padre Nuestro junto a mi padre y mi madre, junto a la abuela Anissa, junto al sacerdote de la Iglesia y junto al maldito señor Smith. Ya habíamos hecho un triste funeral para ella en casa, dónde amigos y familiares pudieran visitar su cuerpo sin vida. La abuela y yo la habíamos cosido el brazo de mala manera a su hombro, embalsamos su cuerpo con perfumes y le pusimos un bonito vestido de su color favorito, el rosa pálido. Parecía una muñeca de marfil allí arropada entre sábanas blancas. Dos hombres habían escavado una fosa bien amplia y profunda a las afueras de Blackroad, traspasado el bosque, donde solo había nieve y hojas de los árboles recientemente caídas al suelo.
-…Amén – En cuanto volví escuchar lo que el sacerdote decía estaba dando por finalizada su tarea.
Era realmente una escena horripilante de ver. ¿A quién le gusta ver tanta gente llorar? Incluso padre, haciendo el esfuerzo sobrehumano de comportarse rompió a llorar ocultando su rostro entre sus manos. La abuela Anissa y madre lloraban una sobre el hombro de la otra, casi abrazadas intentándose dar consuelo. El señor Smith permanecía tan firme y frío como de costumbre, sin mostrar tristeza alguna por mi fallecida hermana, y únicamente mirándome a veces de reojo para observar mis movimientos. El sacerdote mostraba una postura más consoladora, pero no lloró, pues no tenía mucha confianza con Nadia. Y yo, acabé derramando una simple lágrima. Ni más, ni menos; solo una. A lo mejor era muy egoísta por mi parte, pero en mi mente solo cabían la sed de venganza contra el hijo de mil zorras que la violó y luego la mató.
Desvié esos pensamientos de mi mente cuando el señor Smith se agachó a coger a mi hermana del suelo cuidadosamente y la introdujo en la fosa que habían hecho. Dos hombres que observaban desde una relativa lejanía, se acercaron a nosotros con dos palas en mano y comenzaron a introducir el barro mezclado con nieve en la fosa donde podría descansar mi hermana. Aparté la vista mientras se manchaba la sábana donde envolvieron a mi hermana, pues no quería verlo y así obligar a mis ojos llorar más. Ya, cuando terminaron, el sacerdote cogió una cruz bastante grande hecha de madera del suelo que había traído antes, y la clavó en el suelo.
Amén…

Ya anocheciendo, me acerqué a paso lento al pozo inactivo con mis “amigos”. Había dejado llevarse demasiado por el juego, y eso no me hacía gracia. Lo que ellos llamaban un juego de niños, una persona normal lo testificaba como un juego diabólico. “Con las vidas humanas no se juega”, resonaron en mi cabeza las palabras del señor Smith.
“Madre me agarraba de las caderas mientras yo apoyaba mi cabeza en su hombro y nos dirigíamos a casa. El silencio predominaba en aquella escena, pues no había muchas palabras para describir la explosión en el corazón que todos sentimos. Todos, menos el señor Smith, allí presente.
-Señorita Jones – Me llamó por mi nombre anteponiendo la palabra “señorita” haciendo hincapié en mi edad – ¿Me permitiría su madre hablar con ella?, por favor.
Madre asintió no muy segura de ello, así que siguió caminando hacia la aldea con toda mi familia y el sacerdote, dejándonos atrás a ese hombre y a mí en la fría soledad del bosque. Pero yo seguía sin darme la vuelta hacia él, pues estaba demasiado nerviosa y no quería que se diese cuenta de ello.
-No sé a lo que estáis jugando vuestros amiguitos y tú, pero sé perfectamente que uno de vosotros, o varios, habéis matado a Nadia – Se me congeló la sangre. ¿Él lo sabía? ¿Cómo?  – Solo decirte que pronto sabré toda la verdad, y por favor… - Tragué saliva muy nerviosa cerrando los ojos durante dos escasos segundos en los que, cuando abrí los ojos, Smith ya se encontraba en frente mía con los ojos bien abiertos y una línea recta formando sus labios. – Con las vidas humanas no se juega… - Lo dijo de una forma que el corazón se me paraba por momentos, pues su voz fue suplicante a la vez que firme.
El juego iba a terminar muy pronto…”
Y allí estaban todos, sentados cada uno en su respectivo sitio, tanto como el suelo como encima del pozo. No parecían reírse a carcajadas como unos días atrás, pero tampoco parecían tristísimos. Aunque, en cuanto me vieron aparecer se pusieron tan serios al unísono que hasta un punto que me dio medio.
-¿Qué tal es- … ¿ - Comenzó a decir Lauren, pero se paró al comprobar que lo que iba a preguntar era simplemente estúpido.
Entre todas esas sonrisas de compasión y esas expresiones de culpabilidad, ambas falsas, no supe reconocer al maldito que mató a mi hermana y que hizo tanto daño a Gilbert. Eran como un cuadro, un cuadro que su título acertado hubiera sido “Falsas Lamentaciones”. Ni siquiera creí que tuvieran ya consciencia del significado de la palabra cordura. Entre todas esas miradas, ¿quién realmente pudo hacer eso? Cualquier persona normal habría descartado la idea de que una chica podría haber desvirgado a mi hermana, pero yo no. ¿Acaso no había palos o ramas en el bosque para hacerlo? O incluso, colocándola sangre de otro sitio allí dentro…
Pasaron los minutos en que permanecimos en silencio mientras yo juzgaba con mi vista quién mostraba indicios de ser el culpable, pero no supe reconocer nada.
-Lo siento, por lo de tu hermana… - Dijo al fin Helena fijando su vista al suelo corrompida por el sufrimiento, pues ella fue la que inventó el juego.
Asentí sin darla mucha importancia, aunque fuera una de las sospechosas… Pero yo solo me fijaba en una sola persona, y esa persona sabía quién había hecho estas cosas. Y esa persona me diría todo, o si no…
Ya era muy tarde y la noche se apoderó del cielo. Alguien lo comentó, y entonces fue cuando empezaron a irse todos a casa, pero fue a Max a quién paré tirándolo del brazo mientras yo seguía en mi misma posición, mirando hacia la nada. Todos permanecían con la cabeza a gachas hasta que mi vista no pudo vislumbrarlos, hasta incluso Max permaneció con la vista hacia el suelo.
No me contuve, le cogí del cuello de la camisa y le tiré al suelo provocando un doloroso estruendo en su espalda. Gritó, pero no le hice caso. Me senté en su estómago para poder mirarnos de frente y que no se pudiera levantar en ningún momento.
-Estarás contento, ¿no? Por tu maldita boca cerrada ha tenido que pasar esto. ¿De verdad piensas cargar con eso? ¿De verdad querrás morir a mis manos como no me lo digas? – A lo mejor me estaba pasando de amenazarle, pero ya estaba muy harta. Para no estarlo. ¿Tenía que pasar por esto acaso?
Cerró los ojos con fuerza, pero yo le sacudí del cuello de la camisa para que los volviera abrir y me contestara. No se intentó liberar de mis garras en ningún momento, parecía no querer hacerlo…
-Yo…Si no cumplo mi palabra… El culpable me matará… - Dijo entre sollozos y en un hilo de voz mientras una lágrima se asomaba por su ojo izquierdo.
Pude entender ese peso que se ceñía sobre sus hombros, pero no conseguí entender el porqué a mí. Por qué a mi hermana y por qué de este juego endemoniado.
Le sacudí de nuevo, yo también entre lágrimas. Con ese simple gesto, él volvió a abrir los ojos y me miró fijamente mientras en su cuerpo se introducía una mezcla de tristeza y temor. Él sabía que yo no diría nada, él sabía que yo no dejaría que le mataran así por las buenas. Así que, el simple gesto de impotencia y mi comienzo de la llorera hicieron que Max se diera cuenta de todo lo que estaba pasando. Así que, ahora no dudaría en decirme nada y poder ayudarme.
-El culpable del agresor de Gilbert y de la muerte de tu hermana fue… - Alcé mis manos al cielo mientras vociferaba maldiciones y mi corazón explotaba en mil pedazos.

12 comentarios:

Elenaa dijo...

... OH MY FUCKING GOD ... "El culpable del agresor de Gilbert y de la muerte de tu hermana fue ..." AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHH Comprendo que no hayas puesto quién fue. Me manipulas, Aria. Jop, qué intriga...
Lo primero de todo, Max es un poco inconsciente de lo que ha hecho en todo este tiempo. Si Iris no llega a amenazarle, no se lo diría. Ahora llega el tiempo de la venganza, de saber quién mató a Nadia ... Y sabes qué,que la persona que la ha asesinado debe de pagar por ello. Ni Dios ni leches, el daño ya está hecho. Todo se paga con la misma moneda.

Eh, y que este capítulo te ha quedado de PM.


Un abrazo, tu amiga Helen que no te ha comentada en Blogger desde hace mucho tiempo xDDD



PD: Estaré esperando ansiosamente el siguiente capítulo.

αℓεxαη∂яα dijo...

¿¡¡¡PERO QUIÉN COJONES ES!!!? ¡¡¡AHHH!!! Dios, me estoy volviendo loca, no paro de comerme la cabeza. Max por supuesto no es y Gilbert tampoco. Pero los demás...
Tiene que ser doloroso ver muerta a tu hermana, tiene que ser jodido ver como todos tus familiares lloran y tú intentar hacerte la fuerte y tiene que ser duro recordar todos esos momentos felices junto a ella...
Me da a mi que el asesino no va a salir airoso de esta, tiene que pagar todo el daño echo, sea quien sea, tiene que pagarlo.
Pero todavía sigo preguntándome porque cojones a matado a Nadia...¿Por qué? ¿Por qué?...¿Por qué a ella?
"Con las vidas humanas no se juega" El señor Smith es muy listo pero que muy listo... ¿Como ha podido enterarse? Increíble, yo sinceramente soy Iris y me da un algo en el sitio.
Espero que cuelgues pronto Aria, porque creo que me he quedado sin uñas de lo nerviosa que me haces estar.
¡MUY BUEN CAPÍTULO! ¡Y UN ABRAZO MUY GRANDE!

Gaia dijo...

Solo puedo decir... AAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHH ¿por qué? ¿por qué a Nadie? ¿y por qué tienes que dejarlo así? TT_TT Me váis a matar un día de estos eh... xDDDD
El capítulo ha estado genial... aunque ha habido demasiada intriga, sobretodo con ese final, y ha sido muy triste.
Yo también me he quedado como una idiota con lo del señor Smith... ¿habrá torturado a alguno de los pecadores para llegar a saber del juego? madre mía... xDDDD
Yo en cuanto tuviese el nombre de esa persona lo (o la, que por cierto me ha matado lo del palo xDDDD) llevaría yo misma a la cabaña esa en que queman a la gente viva, y me lo pasaría bien un rato por todo el sufrimiento que ha causado ¬¬ (vale, ahora es cuando todos pensáis que estoy loca, LALALALALAAA xDDD)
En fin, espero que no nos hagas sufrir mucho hasta el siguiente!!
Un besaazoooo!!!

Gaia dijo...

Por cierto, dónde puse "Nadie" evidentemente quería poner "Nadia" XDDDD

Jose dijo...

AAAHHHHH como nos haces esto? ya estaba toda emocionada y con ganas de decirle mil cosas al hijo de... que lo hizo y zas que no dices nada! .___. no puedo con la intriga. Osea quien fue? no puedo imaginarme a alguienm en este punto. Para mi todos son culpables, todos sospechosos! (en algun momento hasta dude de Iris, inventandole otra personalidad y asi... xD si me hice toda una historia n la cabeza, ai qeu definitivamente tengo que esperar... aaaahh que tortura!)

Ahora si ya estoy al dia! saluditos! y no seas tan mala! :/
xD

A voice in the mist dijo...

Fue...¿quien? ¡¿QUIEN?! ya te vale, asco de puntos suspensivos....¬¬ estos niveles de intriga son intolerables!! si Max se decide a hablar, que hable y nos enteremos todos xDD quiero saber quien fue T_T eres mala T_T y quiero ver la venganza de Nadia. Sangre, sangre!! xD (se me va la pinza....)
Espero que el señor Smith no se meta demasiado de por medio hasta que Nadia acabe con el asqueroso culpable.
Nuevo capitulo pronto!!!
un beso!!!

Nana dijo...

Siento llegar tarde Titi, pero entre que he estado enferma y la universidad... El tiempo ya se hace un bien mayor. Pero aunque llegue tarde, llego y esta vez te he odiado mucho T.T No me imagino todo el dolor, la desesperación y la impotencia que debe de sentir Iris con la muerte de su hermana. Y más sabiendo que podría haber sido uno de sus "amigos".
El hombre que hablo con Iris me da miedito, lo asumo xD Que sepa tanto sin haber visto nada, supuestamente, no me da buen rollo.
Ahora mal, muy mal eso de dejarme con la intriga de saber quién ha sido. Espero que en el siguiente cap. reveles la información, sino ya sabes lo que te espera conmigo xDDD

Ale Tocaya, escribe escribe jaja
Un besiiii!!

Rose B. dijo...

Queeeeee? cuando vi esos puntos y por donde iba todo.. no puedes ser tan cruel asi!!! no piensas en nosotros? ni un poquito, ni un poquitin? porque :( no es justo que mataran a Nadia :/ y menos que nos dejaras a asi -.- como eres de cruel que te gusta asesinar a tus personajes -.-

Beesos mucho muchos besos por favor atiende a las suplicas :(

Jose dijo...

Y ahora resulta que no aparece mi comentario? :O! si no vuelvo a pasar por aqui no me doy cuenta! Porqueeeeeeeee??'

aaahh no se vale!
Por favor ya quiero saber! no nos tortures asi! >.<

Anónimo dijo...

Eres una pequeña hija de tu madre muy malvada...
QUIEEEEN??!!! QUIEN ESS!!!?? Arg, que mala eres XDXD

Un beso, enana.

Gaúl.

Lady Black dijo...

Te parecerá bonito...

Cortar justo cuando vas a soltarlo!! :(

He tenido la suerte de mi vida al leerlo tarde y no tener que sufrir el sin vivir de esperar a que nombraras al culpable. Aunque no he visto la siguiente entrada, y quizás ni lo haces. No serás tan mala, nO?

Joder... menudo hilo conductor te has montado. Esta historia fluye tanto y engancha tanto que es demasiado...

Sigo leyendo, pues claro que sigo!! :)

Ivel dijo...

:)