sábado, 29 de septiembre de 2012

El Líder de Los Pecadores Capítulo 14


                                  Saborea su sangre

Esta vez era definitiva. Pasaron los días y no delimitábamos la localización de Nadia. Era como si la hubieran borrado del mapa, y creer eso me asustaba. No podía pegar ojo por las noches pensando en ella, no podía comer pensando si seguiría viva, me costaba respirar al pensar que mis amigos habían llegado demasiado lejos. Aquello era un sin vivir…
 Ni siquiera el detective Smith junto con sus torturadores lograba encontrarla. Teniendo en cuenta que según la gente, había mandado a la cámara de tortura a miles de herejes y gente que no respetaba las reglas descubriendo uno a uno sus tramas… Pero yo tenía un arma que él nunca podría conseguir…
-Max… Estamos hablando de la desaparición de mi hermana… - Le supliqué en un hilo de voz.  Esto ya era suficiente. Con estas cosas no se podía inventar un maldito juego. ¡Hablábamos de vidas humanas, demonios!
-No puedo, Iris… -  No me consideraba una persona astuta en las deducciones, pero al contestarme eso a la pregunta de “¿dónde está mi hermana?”, me daba a entender que tenía razón. Que uno de mis amigos había hecho esto y que él sabía quién había sido y dónde estaba mi hermana.
Suspiré alicaída y continué siguiéndole por toda la aldea como un águila a su presa. Él solo quería dar un paseo tranquilo, y yo sólo quería encontrar a mi hermana desaparecida. Al parecer, a él le importaba más ese maldito juego que la vida de Nadia...
Se paró de repente, suponía que harto de que le siguiera, y se dio la vuelta con expresión molesta en su rostro, pero a la vez triste por el peso de los pecados de sus amigos.
 -¿Por qué debería hacerlo? Me robasteis un vestido… - Me echó en cara, pero supe que no fue exactamente por eso. Si no porque él siempre había creído en la existencia de Dios, y ahora le habían obligando a participar en un juego satánico.
No supe qué contestar. Seguro que Ángel le había contado que robó algo, y al ver en el cumpleaños a este regalándole un vestido a Alex del mismo calibre de los que la familia Marzo fabricaba, se dio cuenta de que él le había robado un vestido.
Quedamos ambos en silencio sin saber qué decir. Me miró fijamente y volvió a adoptar otra expresión de molestia, pero al fijarse en el mi rostro, pálido y sin vida, desvió la mirada hacia otro lado. Suspiró y agachó la cabeza.
-Esta conversación no la hemos tenido y yo no te he dicho esto… - Volvió a suspirar y alzó la barbilla hacia el cielo – La luz oculta su vida y las aguas ocultan su cuerpo. Es lo que esa persona me dijo…– No confesó nada más. Solo se dio la vuelta y siguió caminando, pero yo en ese momento estaba tan conmocionada que no conseguí moverme para continuar siguiéndole.
 “La luz oculta su vida y las aguas ocultan su cuerpo”. ¿Acaso eso significaba que estaba muerta? Pero… ¿La luz oculta su vida? ¿Solo podía verla por la noche o qué? No entendía nada. Tenía que buscar pistas en esa frase que me dieran la respuesta de dónde estaba Nadia.  Pero… ¿por dónde empezar?
Me pasé todo el día pensando y pensando, pero no sabía a lo que se refería. Incluso madre me llamó un par de veces la atención porque estaba absorta en mis pensamientos y no a lo que ella me decía.
Me sentía tan inútil e impotente al pensar que me habían dado una clave para encontrar a mi hermana, y yo me había pasado gran parte del día pensando en ello en vano. Aparte de que “la luz oculta su vida y las aguas ocultan su cuerpo” era algo sin pies ni cabezas, y yo no era muy buena deduciendo las cosas. Max sabía quién estaba detrás de esto, y solo me respondía con una frase estúpida y sin sentido. Qué impotencia…
Ni siquiera había conseguido conciliar el sueño en toda la noche. Estaba tensa, por todo lo que me estaba pasando y por lo que estaría pasando mi hermana. Así que decidí ir a pensar en mitad de la noche a la laguna. Era un lugar relajante que me hacía pensar con claridad, aunque eso significara tener como opción que mi hermana estuviera muerta.
Como mi ritual, bajé del altillo con cuidado y salí de casa sin que padre y madre se dieran cuenta. No sé cómo ellos podían dormir tan profundamente sin que la pesadumbre interrumpiera sus sueños…
Avancé por todo la silenciosa aldea cruzando obligatoriamente por la cámara de torturas. Me paré en frente de ella embobada. Se veía una tenue luz por esa pequeña ventana, y si me acercaba un poquito más, podría escuchar los gritos de la gente. Si no, ¿por qué estarían despiertos? Los gritos no sonarían tan angustiosos como los del hombre al que quemaron, pues no se escuchaban tan altos, pero se sobreentendía que estaban torturando a alguien. O incluso, a varias personas…
Me pregunté cómo sería ese lugar por dentro, pero sacudí la cabeza, desvié la mirada al frente, y totalmente seria seguí caminando hasta mi destino intentando alejar esos pensamientos de mi mente.
 En vez de balancearme en el asiento que me había hecho Joe, hoy preferí subirme a la gran roca donde él siempre estaba tumbado. Me acerqué a ella subiendo costosamente, pero lo logré. Allí de pie se veía perfectamente todo el lago, incluso aunque la oscuridad fuera un punto en contra.
Me tumbé boca-bajo sobre la roca apoyando mis codos justo en el límite de ella. Con mis manos sujetaba mi cara, y observaba el esplendor de aquel bello paisaje. Las colinas se alzaban haciendo el intento de llegar al mismísimo cielo. Las estrellas junto con la luna llena alumbraban un poco aquel sombrío sitio. Pero aunque fuera lo más tétrico del mundo, me gustaba buscar la belleza a las cosas terroríficas.
“La luz oculta su vida y las aguas ocultan su cuerpo”, volví a repetirme a mí misma. El sol daba luz, a lo mejor se refería a una noche. ¿Pero y las aguas? Incluso, en ese preciso instante dónde me encontraba en frente de una laguna con sus aguas gélidas fui tan estúpida e inconsciente de no darme cuenta de nada.
-Hola Iris… - Escuché la voz de Joe tras de mí, mientras se tumbaba de la misma manera que yo. Pero le hice caso omiso y seguí mirando hacia la lejanía -¿Noticias sobre tu hermana?
Seguí sin hacerle caso y sin hablarle. Por su respuesta silenciosa supe que se había dado cuenta de que necesitaba silencio, así que no dijo nada más. Únicamente permanecimos mirando hacia la lejanía de la laguna mientras nos imaginábamos un lugar detrás de las colinas dónde todo esto solamente fuera un sueño. Dónde existiera un mundo dónde la mujer tuviera derecho y voto, dónde los niños fueran respetados por todo el mundo, dónde la Santa Inquisición no existiera y dónde el amor fuera decisión de esas dos personas. Pero reí para mis adentros. Aquello era demasiado soñar para alguien como yo.
-¿Qué…qué es eso? – Dijo Joe casi en un susurro irguiéndose con nerviosismo después de estar como media hora sin hablarnos.
Le miré alarmada mientras en sus ojos se reflejaban el miedo. Se levantó por completo y se asomó por el borde de la roca mirando hacia abajo. Frunció el ceño y apretó sus puños de las manos. Curiosa, hice otro tanto y me levanté a su lado. Miré hacia abajo: la tonalidad de esa pequeña parte que observábamos no era similar al del resto de la laguna. Tenía un color más rojizo… No estaba segura, pues en la oscuridad no podíamos ver bien.
 Joe, sin previo aviso, saltó desde la roca para caer en el suelo, justo en la orilla. No lo veía bien, pero su cara adoptó un color más pálido. ¿Qué estaba viendo? Bajé también dando un salto y sin importarme el que había caído mal haciéndome daño en las rodillas. Me acerqué a él, pero seguía sin cambiar la expresión de su rostro serio y ausente. Ladeé la cabeza mirándolo, pero seguía sin moverse. Miré a la dirección dónde él observaba tan absorto en sus pensamientos, pero no pude vislumbrar nada con exactitud, así que me acerqué más a la orilla de la laguna, justo dónde mis pies podían rozar el agua.
No sabía si describiros esto. Antes de contaros toda mi historia estuve debatiendo si debía recordar aquella imagen y hablaros sobre ella. Pero quiero contaros lo que esa maldita persona hizo con mi hermana.
Nadia, sí era Nadia. ¿Viva? Por favor, no me hagáis reír. Su brazo derecho estaba flotando el la laguna, justo dónde las pequeñitas olas golpeaban el brazo contra las rocas. En su hombro se podía apreciar perfectamente el hueso y sus músculos, ahora llenos de sangre. Tenía los ojos abiertos de par en par, sin vida y sin luz propia, también muy desorbitados; en su pecho desnudo (pues la había quitado su corpiño, que ahora estaba tirado en el lago junto con su brazo), la sangre seca tapaba malamente la herida que la había hecho seguramente con algún objeto punzante, pues la forma de ese objeto estaba aún grabada en su pecho; el resto del vestido estaba lleno de rasguños, y en sus piernas dejaban verse varios arañazos. Todo su cuerpo estaba totalmente bañado en sangre seca, no había ninguna parte de su cuerpo en la que no le faltara una pizca de sangre, lo que me dio a pensar que había muerto desangrada.
Esto no solo testificaba su muerte, sino también que la habían desvirgado, por la abundante sangre seca que tenía en su entrepierna y por su ropa interior rota, pues los faldones de su vestido estaban subidos y rotos, así que podía verlo perfectamente. El muy hijo de mil zorras la había violado, y después matado.
Una risa sorda detrás de mí, mi corazón saliéndose de mi pecho. 

10 comentarios:

Nana dijo...

He estado en un total suspense durante todo el capítulo. Max está yendo demasiado lejos ocultado cosas tan graves, pero el resto se está volviendo loco completamente. A cada capítulo que escribes, me dejas con una presión arterial bajo cero.
Después de la descripción de Nadia muerta a la orilla del lago, me he quedado sin sangre en la cabeza. ¿En serio se puede hacer eso por un juego? No no, hay tiene que haber algo más. Y lo peor es que ya me imagino quién ha sido y no me gusta nada T.T

Ahora hasta la semana que viene estaré con la duda de quién ha sido el asesino (aunque me lo imagine) xD Y más te vale actualizar puntualmente eh eh eh! xDDD


Un besazooooooo! :)

Gaia dijo...

Madre de Dios... la imagen de Nadia me ha dejado con los pelos de punta... sí que están llevando el juego demasiado lejos... tanto el que hizo eso como Max ocultando su identidad. Yo todavía no quiero ni imaginarme quién es, pero eso de la risa tras las espaldas de Iris me ha dado mucho que pensar, y no me gussssta quién creo que es xD
Espero el próximo comiéndome las uñas, ya lo sabes! jajaja xD
Un besaazoo ^^

αℓεxαη∂яα dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
αℓεxαη∂яα dijo...

Dios mío, en que hora se comenzó el juego...
¿Como Max puede callar algo así? ¿Como se puede tener la sangre tan fría como para actuar con total normalidad? Todo se está convirtiendo en una pesadilla horrible.
Están jugando con cosas muy valiosas, las vidas de las personas no son ningún juego...

En este capítulo he estado todo el tiempo de los nervios, y cuando he leído la descripción de Nadia, se me a puesto el pelo totalmente de punta.
Todavía sigo con la cara de gilipollas que se me ha quedado al leerlo..¿Enserio unos niños pueden hacer eso? No me lo puedo creer...¿Por qué han matado a Nadia y no ha otra? ¿Por qué? Mis sospechas se dirigen a los hermanos Fernandez, pero a lo mejor no son ellos y es Max u otro...
Espero que la semana que viene se sepa quien es quien ha cometido ese asesinato y espero que Iris se venge a lo grande con quien sea quien lo haya echo.
Te ha quedado de P*** Madre el capítulo, lleno se suspense algo que no me gusta porque quiero seguir leyendo y hasta la semana que viene no publicas, entonces voy a estar dandote la plata toda la semana aunque tu no me lo vas a decir a si que...
¡Buen capítulo!
PD: Creo que me enrollado demasiado.
PD del PD: ¡Un abruzo! :)

Rose B. dijo...

...

No se que decir, no se que pensar... Empezemos primero con un loooooo sineto ya me lei los capitulos todos todos he estado desaparecida, pero siempre vuelvo. Por otra parte. Estas obligada a publicar la semana que viene Ò.Ò tienes que hacerlo por el bien de todos, del mundo, de la sociedad, del sistema solar, de la galaxia, de la super nova, del universo entero. NO digo mas, solo WOW

Besos mucho muchos besos y que sepas que estas haciendo algo impresionante con esta historia

A voice in the mist dijo...

Por un momento pensé que la habían ahogado pero esto es muchísimo más fuerte. Y encima el hijo de perra deja el cadáver en un sitio que a Iris le encanta.
Están empezando a llevar el juego muy lejos. No imaginé que acabaran violando y matando a alguien. ¿Y el de al carcajada? Seguro que es él, seguro que le encanta reírse de la desgracia ajena.
Así no, tienes que publicar más a menudo o no dejarlo en un trozo tan conflictivo xD quiero seguir leyendo T____T
Un beso!!

Lady Black dijo...

Joder... me has dejado sin palabras.

He estado leyendo como una loca para poder saber qué había pasado al final. Me imaginaba que aparecería muerta, pero no esperaba que fuera a hacerlo tan pronto y de un modo tan doloroso.

Me vas a perdonar, pero Max es un hijo de la gran... Ni juegos, ni ostias. Esto es un asunto serio, son vidas humanas las que están cayendo.

Exijo una venganza macabra y desmesurada. Y con rencor y alevosía, por favor!

En fin, sigo sin palabras...

Seguiré leyéndote, mala personaaaaa!!

Y un besazo enorme, gigante como una catedral!! :)

Anónimo dijo...

Ostia puta, que la han matado...
que escalofrios macho, no me ha gustado nada este capitulo...
joder con joe... a que al final es el...

Un beso, enana.

Gaúl.

Jose dijo...

PRIMERO PENSABA QUE ERA mAX PERO POR EL LUGAR DONDE HAN DEJADO a Nadia me hace pensar que no!

En lo que si insito es que ese Maz no es tan bueno como creen, guardar algo ai no esta facil. Como puede?

Enserio que lo ultimo me dejo o_o aaah ya no se nada. Ajuro esperare al final sin hacerme ideas.

*Perdona las mayusculas, este teclado sirve a medias aaash! ¬¬

Ivel dijo...

:)